Blogia
unlugardondearder

Mis tripas

Mis tripas

Muchas veces hemos leído que los sentimientos están alojados en el corazón. Me has roto el corazón, a heartbreak, te doy mi corazón, tómalo, tuyo es mío no... Mis sentimientos están alojados en el estómago, en las tripas. Probablemente haya lugares menos asquerosos para albergar determinadas sensaciones, pero siempre me ha funcionado de esta manera. Cuando me he sentido alegre, cuando algo me ha hecho daño, es un nudo en el estómago lo que sacude el resto del cuerpo. Cuando estoy nervioso, cuando algo me sobrevuela, cuando tengo una 'corazonada' (de nuevo el puto corazón). Todo a las tripas. Es un órgano sincero. Y hoy me duele la tripa...

Por cierto, y aprovechando que he sacado cinco minutos para escribir. Sacad tiempo para releer, rescuchar y revisar. Es uno de los grandes placeres de la vida cogerle nuevas vetas a una madera que creías pulida. Esta semana he vuelto a ver 'El golpe', me he vuelto a leer 'El aleph' de Borges y he vuelto a escuchar, una vez más, 'Car wheels on a gravel road' de Lucinda Williams. Ella también me revuelve el estómago.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Merzzedes -

Está bonita la Plazza de la Constituzzión en invierno, cuando llegan las malditas Navidades. Me gustan las luzzes pequeñas y parpadeantes que anunzzian entradas a Teatros Mágicos. Siguen las luzzes y los pequeños garitos donde te envuelve el sonido de un saxo. Todo continúa cuando alguien nos abandona y el mundo se vuelve extrañamente ajeno.

Frank Einstein -

Hmmm.. estaba pensando. Si tú en vez de corazón usas las tripas, y en San Valentín todo son cositas del corazón... ¡a ver que le regalas a Laura por San Valentín! :D :D

Frank Einstein -

¡Fijate! ¡Ahí en la foto está el famosos DIODENO! ¡Jarl!

Héroe del Trabajo / El Acero del Partido -

"La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios; el hecho me dolió, pues comprendí que el incesante y vasto universo ya se apartaba de ella y que ese cambio era el primero de una serie infinita." Ese comienzo, vinculando un cartel de cigarrillos a la idea de eternidad, es decir, de repetición, es tal vez el mejor comienzo -también el más moderno- que escribió nunca Borges. Parte de la culpa es de Dante, eso sí. Échale un vistazo, si tienes tiempo y ganas, a "El informe de Brodie", el libro menos borgiano de todos los suyos pero al mismo tiempo el más borgiano: en él se halla lo que siempre quiso hacer: escribir cuentos de cuchilleros que pelean en un arrabal de Buenos Aires como si fueran dioses a punto de morir, conscientes de que para ellos no habrá ni infierno ni cielo. Un saludo.

Marta In Wonderland -

Cuando algo va mal, se me cierra el estomago y no puedo comer, cuando la sensacion es buena, noto un cosquilleo emocionante. En el estomago tambien. Parece que hayas leido mi mente. Siempre digo que yo no siento con el corazon, sino con las tripas. Es plagiarte, lo se, pero en defensa propia debo decir que lo he pensado siempre
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres