Blogia
unlugardondearder

Fantasías musicales de ayer y hoy

Fantasías musicales de ayer y hoy He tenido muchos grupos a lo largo de mi vida. Desde bandas pubertonas en las que tocaba versiones de Los Secretos con un guitarrista que creía ser Ry Cooder y no pasaba de hacer maullar su preciosa Stratocaster, que sufría casi tanto como mis tímpanos, hasta otro en el que toqué la guitarra y canté... durante 4 ensayos. Recuerdo que empecé a tocar la batería de la manera más inusual: colocando una pandereta encima de una silla para acompañar a unos amigos que quedaban después del colegio. A la silla le salieron timbales, la pandereta se convirtió en una caja y sin comerlo ni beberlo me convertí en batería. Ser batería es una de las cosas en las que sé que podría haber sido medianamente bueno, pero está claro que con el nivel de práctica que he tenido desde que empecé no se puede llegar muy alto. Soy capaz de tocar, de meterme en las canciones y de dotarlas de ritmo, que no es poco, pero a veces me siento limitado porque, como en todo, practicar es la clave y a una batería en casa no es sencillo hacerle hueco. El caso es que el año pasado tuve 3 experiencias musicales dignas de relato. Por un lado, con Holy Days. La cosa empezó porque surgió un grupo alternativo a las formaciones que había en el colegio donde estudiábamos y el batería era un poco lento de reflejos. Como éramos realmente buenos amigos (lo seguimos siendo, por supuesto) me uní a ellos, que ya tenían algunas canciones preparadas. Empezamos tocando en la sala mutiusos del centro de Galileo, donde afanaban material y sonaba como el vinagre, y acabamos tocando en Clamores, donde nunca me oí mejor. No éramos un prodigio técnico, pero creo que la gente lo pasaba bien cuando venía a vernos. Y en el fondo va de eso. Luego mi grupo con Marcos. La cosa no empezó con buen pie, porque de un grupo anterior que no funcionaba (esas cosas las ves. Cuando un grupo marcha no te cuesta hacerlo funcionar. Si no encajan las piezas, el esfuerzo acaba por destrozarte) salió este en el que Marcos cantaba, su hermano Antonio tocaba la guitarra y otro colega suyo, Rubén, el bajo. Tres meses después, Rubén abandonaba y Emilio se unía al asunto. Creo que era un buen grupo. El sonido era cojonudo y a pesar de algunas desaveniencias con los gustos musicales, iba. Hasta que llegaron los directos más gafados de la puta historia de la música. Dos conciertos a cual peor y el desánimo pudo con nosotros. Esa es mi teoría al menos. Hubo un tercer experimento con mi amigo Jens y con Pedro al bajo, pero nos faltaba ritmo de ensayos y no avanzábamos. No es fácil compaginar los horarios. Jens tiene talento compositivo y ganas. Vive por la música. Muchas veces creo que si no escuchara música, se le caerían las orejas y se convertiría en un busto de bronce. Y Pedro tiene buen gusto. No estaba mal la cosa, pero se quedó en nada. A pesar de ello, me sentí agusto tocando con ellos, bastante libre para crear y sin ataduras de tipo 'ese ritmo no es el que toca en la canción original...'. Pero eso es el pasado. Ahora he vuelto a tocar con Emilio, Marcos y mi querido Carlos. Hemos empezado despacito, pero con ritmo. Hay muchas ideas (Emilio es un genio para estas cosas) y creo que puede salir bien. Si es así, nos veremos en el escenario. Chillad mucho si os gusta. 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Marcos -

Claro que sí tronco, algo saldrá; y si no sale, habrá más grupos a los que levantar.

torpin -

Jia! A ver cuando te veo en concierto... y te puedo tirar mi tanga sudado de leopardo desde la primera fila...
Jejejeje!
La verdad es que tengo mono de tocar... a ver si se me ocurre una manera de quitarmelo... estoy por formar un grupo en plan casa azul o un pinguino en mi ascensor pero en plan punk, jejeje
A ver si sale bien tu nuevo proyecto torpedo...
Por cierto este sabado voy a ver a kasabian por si vas a ir también dimelo, para quedar. Un abrazo

Frank Einstein -

¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!
Buen relato, sí señor.
Y yo, personalmente, pienso que eres un batería algo más que "medianamente bueno" (pero no te lo creas mucho :P)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres